No es fácil recuperar los clásicos en un mercado editorial marcado por la arrogancia de la novedad. No es una tarea fácil adaptarlos a un público infantil y juvenil. No es fácil tampoco pensar en hacerlo bien, con paciencia, cuidado y manteniendo un decoro intelectual más que necesario en estos tiempos. Blackie Books sin embargo…