Confesaba el autor vallisoletano que se pasó los años intentando ampliar su existencia a través de la creación de personajes, descubriendo finalmente que aquello sólo le ofrecía la posibilidad baldía de ir saltando de historia en historia, de máscara en máscara. Estaba convencido de que cada protagonista, antagonista o secundario debían ser tan reales y…