Como Raymond Williams recordaba en 1961, en el primer capítulo de su obra La larga revolución, durante siglos el arte y la religión se arrogaron la verdad frente a la supuesta superficialidad que caracterizaba el estudio de los hechos mismos. La ciencia tal y como la conocemos tardó mucho en imponerse al arte y la…