A estas alturas de la entrevista, estaba segura de que el puesto era mío. Había estado hablando con los otros candidatos y sabía que era la persona mejor cualificada para desempeñarlo. Por eso cuando escuché la última pregunta, sentí que mis años de universidad, másteres y prácticas en empresas habían sido vilmente pisoteados y no…