Amigos imaginarios

Después de una somera consulta médica al psicólogo de cabecera sus padres decidieron atajar su problema e hicieron desaparecer todos los lápices de la casa. Ella por si acaso no se cansó de rebuscar a la mañana siguiente algo con lo que escribir: entre la ropa, debajo del armario, entre sus muñecas… hasta que por fin le conminaron desde la cocina para que terminara de arreglarse, que iba a llegar tarde. Desolada, por un perro al que solo ella veía y al que le dibujaba un hueso en su libreta cada noche antes de acostarse, se marchó al colegio. Su párvula imaginación hizo el resto, y al llegar comprobó que sin nada que comer su peludo amigo del alma se había marchado; ya no estaba.  Ahora tiene treinta años, vive con un labrador, y cuando va a dar las buenas noches a su hija le recuerda que la quiere y que debajo de la cama siempre tiene, siempre le deja, siempre de los siempres, hay un plastidecor.

vía www.todofondos.com
Juan Antonio Vázquez Alcayada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *