Akelarre de Pablo Agüero

Aquelarre dícese de la reunión de brujos y brujas. Pablo Agüero ha tratado en nombre de mujer esa reunión y ha llevado en Akelarre la historia de unas jóvenes que vivían felices en un bosque sin pensar que sus risas pudieran molestar a nadie.

Ana vive en el País Vasco y corre el año 1609, juntos con sus amigas se pasa el día en el bosque de su aldea, cosiendo y bailando, ahora que todos los hombres de su aldea se han ido a trabajar a la mar. el Rey quiere limpiar la región de impurezas satánicas y por ello encarga a el juez Rostegui que investigue al respecto del akelarre, esa ceremonia donde se invoca al diablo y se sirven en cuerpo y alma a el.

La cinta está rodada en dos tonos claros, esos grises donde las nubes de la zona cubren de un medio color blanquecino y busca la inocencia de todas las protagonistas y luego están los tonos amarillos donde juega con el fuego, con el pecado y con la inquisición.

Un trabajo el de Akelarre donde destacan la estética, la fotografía y la música, pero que no llega a llenar por un guion que por momentos hace aguas, no se sabe muy bien hacia donde se encamina, y que más quiere contar que no se haya narrado casi al comienzo, no evoluciona y ante todo no encuentro ese ensalzamiento del feminismo, si no simplemente una sociedad machista, pero que no quiere decir que salga a flote la parte feministas de las protagonistas.

Es más a medida que pasan los minutos, siento una gran manipulación de las protagonistas, no me parecen nada naturales en su desarrollo y finalmente caen en lo que se busca desde la otra parte, por lo que nunca pensaría que la cinta buscar mostrar la parte positiva de la mujer.

En cuanto a las interpretaciones se destacarían las de las protagonistas cuando están entre ellas, cuando están ante el banquillo de la inquisición me recuerda todo mucho más a una escena teatral en su propio ensayo que en el resultado definitivo, con un Alex Brendemühl un tanto forzado a la par de encasillado en su papel de hombre fatal, sin remordimientos de por medio.

Susana Peral

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *