En Re-sonator (Stuart Gordon, 1986), hay una secuencia en la que alguien observa a los internos de una institución psiquiátrica a través de las diminutas ventanas de sus habitaciones, dando la sensación de que las agresivas y maniáticas reacciones de los enfermos están enmarcadas como pinturas en una galería. Ese cuidadoso epítome de la actitud…