«Aquel último porqué fue uno de esos tantos porqués que jamás podrán ser contestados»[1]MILLER, Arthur. 1980. Panorama desde el Puente. Madrid: Ediciones MK, p. 63 y Miller -desde el puente de Brooklyn, suspendido mediante cables de acero- no hace otra cosa que plantearnos un interrogante perpetuo, una tendencia crónica en el ser humano, ese hombre…