Jóvenes, niños, adultos, clase obrera, burgueses, todos formando una pirámide plástica en una escena en la que mademoiselle la Liberté, con sendas las tetas fuera cual si fuese una progrechoni  del coñolaicismo recién salida (entiéndaseme lo de «salida», s’il vous plait) de un rezatorio de la Complutense o del Instituto de Pasados Presentes, puño en alto, como las antiguas divas…

Siento que está ahí el lenguaje, esperando como un exceso a punto de concretarse… Isabel Moreno continúa con la estela de Pasos (2013), con su nueva colección de ficción breve. Ley Matinal (2016) es, ante todo, una vigilia cuya imagen queda desprovista de excesivos artificios retóricos. El «Yo» de cada relato vive de día y…