Creo que nadie podremos olvidar jamás aquellos viajes que, con suerte, realizábamos cuando éramos más escasos de edad a bordo de un vehículo familiar y algo limitado técnicamente, durante horas y horas por las carreteras españolas. Yo, especialmente, soy capaz de viajar en el tiempo y reproducir aquella película que, sentado en el asiento trasero…